Idiomas: Español Mapa del sitio    
 
 
Quienes Somos Utilidades Libros sobre costura Servicio técnico Noticias Promociones Guia de compra Contactar
 
Bienvenid@
Si ya te has registrado anteriormente:
E-mail:
Clave:
 
Si eres un Nuevo usuario:
Registrarse
Si has olvidado la clave
 
Productos
 
Caracteristicas
 
Inicio » Noticias » Entre rotos y descosidos
Noticias

Índice de noticias

1 | 2 | 3 | Siguiente


Entre rotos y descosidos

Entre rotos y descosidos

El vestido debe ser fiel a la tradición

El vestido debe ser fiel a la tradición

Coser está de moda

Coser está de moda


1 | 2 | 3 | Siguiente

Entre rotos y descosidos


18/04/2008
Entre rotos y descosidos

Las costureras encargadas de los arreglos de trajes de flamenca viven estos días en el espacio habilitado por el Ayuntamiento jornadas de abundante trabajo


Son las 16:00 y frente al real, en la Avenida de Alfredo Kraus, una fila de flamencas esperan a que el taller de costura. Son muchas las que se sostienen el vestido por el último volante, que les cuelga tras desgarrársele de un pisotón. Otras se esfuerzan porque la cremallera rota siga cumpliendo su misión y no deje al descubierto ciertas partes del cuerpo, imposibles de ver en condiciones normales.

Es el primer año que la delegación de Fiestas Mayores del Ayuntamiento ha puesto en funcionamiento este servicio. Dos maquinas de coser, iluminadas por focos, no cesan de trabajar en un intento por recuperar la compostura de aquéllas que nunca pensaron antes de salir de casa que el vestido de volantes que estrenan les dejaría en la estacada.

Las encargadas de hilvanar los rotos dicen que los retoques más habituales son los descosidos de volantes, después de sufrir el infortunio de ser pisados, y las cremalleras abiertas. A Macarena Díaz la rasgadura del tirante de su vestido fue lo que le llevó hasta el taller de costura. En su caso, una vuelta en los coches locos fue la culpable de su tara.

En el interior, un vestuario permite a las flamencas desvestirse y colocarse una bata mientras esperan a que se finalice que la maquina de coser consiga remediar el infortunio.

Pero como en todo, y más aún si es gratis, la picaresca existe, y no son pocos los que ya han intentado subsanar algún desperfecto que ya traían de casa. "Como aquella señora que vino diciendo que teníamos que ponerle un bolsillo nuevo al vestido porque el suyo se había despegado", comenta una de las costureras. Para los que caigan en la tentación, un aviso de las costureras: "No tenemos tela, sólo la maquina de coser, aguja e hilo".

diariodesevilla.es


 
 
© 2007 Ramon Polo
C/ Isern, 73 - Mataró (BARCELONA) | (+34) 93 799 06 11 | Condiciones legales | Contactar
Diseño web | Posicionamiento internacional